Volver a Consultas

Tibaratma

El antropónimo femenino «Tibaratma», adjudicado a la protagonista del cortometraje Mah, dirigido en 2016 por Armando Ravelo, no responde a una forma documental, sino que fue creado para esa obra. El director quería un nombre nuevo y específico que expresara las cualidades principales del personaje: una madre joven y valiente, luchadora.

A tal fin, se adoptó para su composición un modelo muy frecuente en las fórmulas de parentesco, donde la filiación materna es determinante. Ejemplo: ăŋŋătma ‘tío materno’ (lit. ‘hermano de la madre’). De esta manera, bastaba con añadir la joven combativa a la madre (ma). Una idea que muestra muy bien el lexema [B·R·Ḍ], referido al hecho de ‘ser bravo, valiente, tener coraje (tener buenas cualidades)’, de donde procede el término inicial: təbăraṭ.

Luego, «Tibaratma» se explica por el compuesto: təbăraṭ (‘chica joven brava’) + ma (‘madre’).