venír marago

venír marago. (De *wān d marāw > wên-ir-marâgʷ, n. n. card. m.)

*w > /ß/ > b, por consonantización [w > ß] y posterior neutralización [ß – b].  || *d > r, por debilitamiento espontáneo de la oclusión. || *w > gʷ, por correspondencia regular.

1. n. n. card. m. GC. ant. desus. Mat. Once. Expr. t.: benir-marago, benirmarago, ben-marago, ven-marago. En f.: uait maraua.

FUENTES

§ «Contaban por numeros deuno hasta dies dicíendo en su lenga [sic] ben .1. Liin 2. amiet 3. arba 4. Canza 5. sumus 6. sat 7. acot 8 [sic]. set 8. acot 9. marago 10. y sobre dies contaban coneluno onçe, venír marago. iparael 12 línir marago hastael 20 Linago. 30 amíago. 40 arbago. 50 Cansago. 60 sumago. 70 satago. 80 setago. 90 acotago. bemaraguín 100 limar [roto] …in 200 tta» [Cedeño (ca. 1490) 1934: 17r].

§ «Doramas. guanda demcore tamaranone tasuguiet besmia mat acosomuset tamobenir marago, aspe anhianacha aritamogante senefeque senefeque / Curiosidad. q dice hermana // Sabiduría. Eſtanos combidando a merendar y dice que nos dara muchos potages a la vsanca [vsança] Canaria y que nos sentemos» [Cairasco 1582: 40r-40v].

§ «Manera que tenían de contar los Gentiles Guanches Canarios. / Por decir uno, decian Ben. / Dos Lini. / Tres Amiat. / Cuatro Arba. / Cinco Cansa. / Seis Sumus. / Siete Sát. / Ocho Set. / Nueve Acot. / Diez Marago. Once Benir Marago. / Y de esta suerte, iban contando de diez en diez, multiplicando siempre el número que le pertenecia, segun la cantidad, o multitud que querian contar» [Sosa (1678) 1994: 325].

§ «Noms de nombre du même dialecte d’après Abreu Galindo. / 1. Been (Ben?). / 2. Lini. / 3. Amiat. / 4. Arba. / 5. Cansa. / 6. Sumous. / 7. Sat. / 8. Set. / 9. Acot. / 10. Marago. / 11. Beni-marago. / 12. Lini-marago. / 20. Linago. / 21. Beni-linago. / 22. Lini-linago. / 30. Amiago. / 31. Beni-amiago. / 32. Lini-amiago. / 40. Arbiago. / 50. Cansago. / 100. Beemaragoin (Ben’marago?). / 200. Limaragoin (Li’marago?)» [Berthelot 1842: 190].

§ «Once = Benir Marago» [Álvarez Rixo (ca. 1860) 1991: 44].

§ «ben y marago» [Chil 1876, I: 557].

N. B. Aunque poco habitual, esta fórmula constructiva que antepone la unidad a la decena o, inclusive, que asigna géneros distintos a cada una de esas magnitudes cuenta con una correspondencia muy oportuna en el dialecto susí (Aspinion 1953: 253), extendido por el sur y sudeste de Marruecos, área tradicional de asentamiento de los canarios continentales.

Además, el registro (benir marago) oracional de Cairasco (1582) habla en favor del uso pronominal de los cardinales.

____________

Vide ben d marago.